Industria vinícola canadiense enfrenta retos medioambientales por cambio climático

01/06/2024

El vino ha sido durante mucho tiempo sinónimo de buenos momentos, celebración y una apreciación de las cosas más finas de la vida. Evolucionado a lo largo de miles de años y culturas, el vino es algo que todos damos por sentado. Pero eso está a punto de cambiar.

Publicaciones recientes sobre la volatilidad climática han pintado un panorama desolador para el futuro de esta querida bebida alcohólica. Ahora está claro que el calentamiento global está afectando la mayoría de los cultivos esenciales para alimentar al mundo. El cambio climático está impactando la producción tanto de cultivos alimentarios básicos como el trigo, el arroz y el maíz, así como cultivos comerciales como el café, el cacao y las uvas.

Retos Medioambientales en la Industria Vinícola Canadiense

La mayoría de los viñedos del mundo, incluidos sus nombres más venerables, enfrentan desafíos existenciales increíbles que plantean riesgos esenciales para su supervivencia si no se adaptan a las cambiantes condiciones ambientales. El vino canadiense no está exento de estos cambios.

En enero de 2024, el Valle de Okanagan en Columbia Británica experimentó una ola de frío devastadora, con temperaturas que descendieron por debajo de los -20°C. Este evento climático sin precedentes infligió graves daños a todas las vides en la región y podría resultar en una disminución del 97 al 99 por ciento en la producción anual de uvas y vino en toda la región, con pérdidas proyectadas en ingresos durante los próximos años en el rango de $440 a $445 millones.

Aún es demasiado temprano en la temporada para evaluar la magnitud total del daño y, aunque muchas vides necesitarán ser reemplazadas, todavía hay esperanza de que con una gestión cuidadosa algunas vides se recuperen en unos pocos años.

La ola de frío en Okanagan es simplemente el último evento climático inducido por el cambio climático que sacude a la industria vinícola canadiense y global en los últimos años. Las condiciones de sequía, las olas de calor y el humo de los incendios forestales han impactado fuertemente los rendimientos de las uvas y han resultado en variaciones en la calidad del vino en diferentes regiones. El efecto acumulativo de estos eventos relacionados con el clima subraya la influencia innegable que el cambio climático ya tiene sobre la producción y calidad del vino.

La industria vitivinícola debe enfrentar y adaptarse a estos desafíos para garantizar su sostenibilidad y resiliencia frente a los cambios ambientales continuos.

Para adaptarse, la industria vinícola deberá adoptar nuevos métodos de producción y tecnologías mientras promueve la colaboración entre investigadores y cultivadores. Las tecnologías agrícolas – desde herramientas de viticultura de precisión hasta información espacial de alta resolución e inteligencia artificial – ofrecen conocimientos invaluables sobre la gestión del viñedo, la optimización de la calidad de las uvas y las prácticas ambientales.

Proporcionar más apoyo a los viticultores puede ayudar a incentivar prácticas agrícolas sostenibles y etiquetado ecológico. Al mismo tiempo, proporcionar acceso a recursos y educación puede mejorar significativamente la resiliencia y sostenibilidad de la industria a largo plazo.

Mientras tanto, nuevas políticas con visión de futuro podrían fomentar la investigación y el desarrollo en áreas como la adaptación al cambio climático, la gestión de enfermedades y variedades alternativas de uvas más adecuadas para las condiciones ambientales cambiantes. Los responsables políticos deben promover la adopción de fuentes de energía renovable y enfoques más resilientes al clima para las vides y el suelo.

Los gobiernos canadienses deberían proporcionar incentivos financieros y apoyar la transición de la industria vinícola hacia un futuro más sostenible. La recientemente anunciada extensión de tres años y $177 millones del Programa de Apoyo al Sector Vinícola del gobierno federal es un buen comienzo.

Las vides a menudo se cultivan en áreas increíblemente vulnerables a los cambios climáticos y, aunque el calentamiento global es el mayor desafío que enfrenta la industria vinícola, no es el único. Los últimos 20 años han visto una caída significativa en el consumo de vino a medida que los estilos de vida cambian, los aumentos de precios y las preocupaciones por la salud empujan a los consumidores – particularmente a los jóvenes – a reducir el consumo de alcohol. Cuando las personas se permiten un capricho con el vino, cada vez más optan por botellas más caras, eligiendo calidad sobre cantidad.

Los datos muestran que la Generación Z está bebiendo mucho menos alcohol (alrededor del 20 por ciento menos) que las generaciones anteriores y más jóvenes que nunca están uniéndose al movimiento NoLo (sin o con bajo contenido de alcohol). China, durante mucho tiempo un mercado importante para el vino, ha visto hasta ahora una caída del 25 por ciento en las ventas de vino en 2024 debido al aumento de precios y la desaceleración económica que ha dejado menos copas tintineando que nunca. En pocas palabras, el mundo del vino está experimentando un momento sobrio.

El vino es uno de los grandes placeres de la vida y una parte intrínseca de las culturas humanas – probablemente casi tan antiguo como la civilización misma. Para aquellos de nosotros que bebemos vino, es imperativo que tratemos de ser conscientes de cómo todos podemos apoyar a nuestra industria vitivinícola local en estos tiempos difíciles.

Como consumidores, nuestro papel es fundamental para apoyar la resiliencia. Acciones que van desde abrazar productos locales, visitar viñedos, comprar nuevos vinos elaborados a partir de variedades resistentes al clima y mantenerse informados sobre los desafíos que enfrenta el sector vinícola pueden contribuir a un futuro más brillante para la industria.

Necesitamos creer que la industria vinícola canadiense no solo puede adaptarse al cambio sino también prosperar produciendo grandes vinos y desarrollando el turismo del vino que educará a los consumidores sobre la tradición y el patrimonio cultural de la elaboración del vino canadiense.

Aunque las noticias sobre el calentamiento global a menudo parecen sombrías, queda un rayo de esperanza. Utilizando estrategias de adaptación y adoptando innovaciones agritech, podemos mitigar los impactos del cambio climático tanto como sea posible. Esta adversidad podría catalizar un enfoque más intenso en la sostenibilidad, adaptación e innovación dentro del sector vitivinícola. Eso, si nada más, sería un resultado positivo.

vides

¿Cómo están adaptándose las vides en el Valle de Okanagan a los cambios climáticos recientes?

Las vides en el Valle de Okanagan están adaptándose a los cambios climáticos mediante la implementación de técnicas de riego más eficientes, selección de variedades más resistentes y ajustes en los tiempos de cosecha. Estas estrategias buscan mantener la calidad y productividad en un entorno cambiante.

¿Puede la industria del vino en Canadá adaptarse a los cambios climáticos mediante nuevas tecnologías y prácticas sostenibles?

Send a request and get a free consultation:

Azerbaijan's Business Buzz

Thanks for the apply!
We will get back to you within 1 business day
In the meantime, you can get a free consultation from our AI assistant:​