Nuevo informe revela uso diverso de ahorros fiscales corporativos en 2017

27/06/2024

    Durante años hemos escuchado que cuando el presidente Donald Trump recortó los impuestos corporativos en 2017, las corporaciones desperdiciaron sus ahorros fiscales en recompras de acciones. El propio Trump, en uno de sus raros episodios de veracidad, lo admitió. Pero resulta que eso no es del todo correcto.

    Un análisis revelador

    Según un nuevo informe de la organización sin fines de lucro Americans for Tax Fairness, entre 2018 y 2022 las corporaciones más ricas del Fortune 500 gastaron, en promedio, siete veces más en dividendos y recompras de acciones de lo que pagaron en impuestos. Estas empresas gastaron ligeramente más en dividendos y recompras ($4.39 billones) de lo que ganaron en beneficios en Estados Unidos ($4.36 billones). ¡Los accionistas están saqueando las empresas que dicen poseer! Y los directores ejecutivos se preguntan por qué la gente los odia.

    En 2001, casi la mitad del país (48 por ciento) se declaraba satisfecho con el tamaño e influencia de las grandes corporaciones, según Gallup. Hoy esa cifra ha bajado al 24 por ciento. Es tentador creer que las corporaciones se han vuelto demasiado poderosas. Pero estoy de acuerdo con Gerald F. Davis, profesor de gestión en la Universidad de Michigan y autor del libro de 2016 “The Vanishing American Corporation”, que lo contrario es cierto: las corporaciones se han vuelto demasiado débiles.

    El cambio de paradigma

    En su apogeo durante las décadas de 1950 y 1960, la corporación estadounidense se autofinanciaba, lo que le permitía (según John Kenneth Galbraith en “The New Industrial State”) ir más allá de los objetivos financieros y crear una cultura independiente. Las corporaciones mantenían laboratorios de investigación industrial, practicaban relaciones laborales-gestión (comparativamente) iluminadas, promovían a los empleados desde dentro y, a menudo, consideraban a los reguladores como socios más que como adversarios. Eso rara vez ocurre hoy.

    Este antiguo modelo paternalista tenía muchos inconvenientes, y quizás el auge del comercio global lo condenó a la extinción. Aun así, como institución estadounidense, la corporación inspiraba lealtad entre empleados y clientes, y un asombroso grado de admiración del público en general. Una encuesta de 1950 citada en un artículo de Atlantic de 2018 por Robert D. Atkinson y Michael Lind, mostró que el 60 por ciento de los estadounidenses veían favorablemente a las corporaciones. General Motors, entonces la mayor corporación de América, fue juzgada favorablemente por más del 70 por ciento.

    La realidad actual

    Esos días se han ido. La corporación contemporánea, lejos de gobernarse a sí misma, es esclava de Wall Street y es rechazada por el 76 por ciento de los estadounidenses. Todo el día, actúa como un cajero automático para fondos de cobertura, fondos mutuos, fondos de pensiones y otros inversores institucionales. Los beneficiarios están casi siempre en el 10 por ciento superior de la distribución del ingreso (umbral inferior: $170,000), que poseen un inédito 93 por ciento de todas las acciones. Más a menudo estos beneficiarios están en el 1 por ciento superior (umbral inferior: $607,000), que poseen el 54 por ciento de todas las acciones.

    Las empresas en el estudio de Americans for Tax Fairness sumaban 280 y fueron elegidas porque eran rentables durante el período de cinco años del estudio. Constituyen el 56 por ciento de todas las empresas Fortune 500. Según el estudio, “todas menos un puñado” de las 280 gastaron más en dividendos y recompras que lo que pagaron en impuestos.

    La mayoría de esta fiebre de pagos a los accionistas ($2.7 billones) consistió en recompras de acciones, que hasta 1982 eran consideradas por la Comisión de Bolsa y Valores como una forma ilegal de manipulación del mercado. Desde entonces, las recompras han constituido, a los ojos del gobierno federal, una forma perfectamente legal de manipulación del mercado.

    Trump redujo la tasa máxima del impuesto corporativo del 35 por ciento al 21 por ciento. Los republicanos del Congreso quieren reducirla aún más al 15 por ciento. Biden quiere aumentarla al 28 por ciento. El estudio de Americans for Tax Fairness dice que eso generaría $1.3 billones en 10 años.

    El Acta de Reducción de la Inflación de 2022 introdujo un impuesto del 1 por ciento sobre las recompras de acciones. Biden quiere aumentarlo al 4 por ciento. Eso generaría $166 mil millones en la próxima década.

    Nuestro objetivo a largo plazo debería ser liberar a la corporación de su opresor en Wall Street. Esto implicará un aumento significativo en la regulación financiera y muchas más personas uniéndose a sindicatos laborales.

    .

    ¿Qué revela el nuevo informe de la organización sin fines de lucro sobre el uso de los ahorros fiscales por las corporaciones?

    El nuevo informe de la organización sin fines de lucro revela que muchas corporaciones están utilizando los ahorros fiscales para recompras de acciones y dividendos, en lugar de invertir en innovación o aumentar salarios, lo que plantea dudas sobre el impacto real en la economía y los trabajadores.

    ¿Puede el recorte de impuestos corporativos de 2017 realmente haber beneficiado a las empresas según el nuevo informe?

    Send a request and get a free consultation:
    Thanks for the apply!
    We will get back to you within 1 business day
    In the meantime, you can get a free consultation from our AI assistant:​